Y a ti como te gusta tu Carcassonne…? (Expansiones y variantes)

Hoy me voy a poner a comentar una cosa que es realmente gustos más que nada – pero bueno, de gustos también hablamos. Así que hoy me voy a dedicar a comentar las expansiones del Carcassonne que a mi personalmente me gustan, las que son mis preferidas y el por qué – Y si hubiese alguna que no me hace ni pizca de gracias, pues también.

Lo primero comentar que, a mí, personalmente, me gusta jugar el juego original y no las nuevas variantes – que hay algunas que son muy chulas e interesantes, pero prefiero lo clásico. Sobre todo si estoy jugando con gente primeriza que se puede hacer todo un lio, prefiero no complicarme la vida. Y de esa forma, luego ya si quiero,  me lio yo la manta la cabeza y le pongo las expansiones que me apeteca. Normalmente, de la lista que os voy a dar a continuación juego con todas, o casi todas al mismo tiempo. Así que aquí os dejo mi listilla:

El rio I & II: ésta, para mi, es obligatoria. ¿Por qué? Pues yo creo que al tener el rio ahí por el medio le das más gracia al juego. Tienes que pensar más desde el punto de vista de distribución de las granjas. Y también cambia algo el sentido y dirección en el que se ponen las fichas. Normalmente veo que en juegos sin rio, hay muchos mas cuadraditos en blanco, y no un mapa coherente (y a mi me gusta que estén todas las fichas unidas de una forma u otra, sin espacios ni nada). Además, el rio es una puñeta honesta: no como ese caminillo a medio cerrar que te han plantado ahí para que no puedas terminar tu ciudad, ahí a mala sangre. El rio pasa por el medio, y si te va bien, pues bien, y si no, pues chimpum. También hay algo que me tira mucho a mi, y es la coherencia. Muchas ciudades medievales se construían al lado de fuentes de agua. Me gusta saber que mis chaneros chanereantes y cerditos tienen donde beber; es cuestión de inmersión, supongo. (También pueda ser que sea yo muy rara).

Comerciantes y Constructores: me gusta incluirla porque es bastante simple, pero te da cosillas extra. La forma en la que funciona el comercio es súper fácil, y le añade un componente estratégico más a como funcionan las ciudades y como competir por ellas. Y eso de poder cerrar y llevarte el comercio aunque no rasques puntos de ciudad, mola. Y por supuesto, cerditos for the win: mucha gente se olvida de las granjas, una granja bien puesta y con cerdito, es un chollo. Porque el resto de jugadores realmente son los que te van dando puntos, y tu normalmente te dedicas a recaudar astutamente – y más con tu cerdito to’ mono.

La Torre: que se quite la catapulta – que al final realmente convierte el juego en un sin dios – la torre, al igual que el rio, da inmersión, honestidad y realidad histórica. La torre te permite hacer el mal, pero tiene consecuencias y pude volver a morderte en el trasero mas adelante en el juego. Es un precio justo, y el poder intercambiar peones entre rivales como si fuese el intercambio de prisioneros del medievo, pues me parece bien.

El Culto: en general, no me importa incorporar al conde, al rey y al ladrón, quiero decir, es una dinámica bastante fácil de juego y tal vez l da algo más de emoción a los caminos, por tanto, no hay problemas. Pero el motivo primordial por el que me gusta esta expansión y la uso siempre y cuando puedo, es por el culto. Tener ahí los puntos de herejía (que muy evidentemente son cataros), le da un toque extra. Me vuelvo al mismo tema, para mi es inmersión y la cabra tira al monte: me gusta la idea de que un juego refleje esas rivalidades, esos conflictos de intereses.

Personalmente, me parece que la plaga y la catapulta desvirtúan algo el juego. Como ya he dicho, la catapulta es que vuelve el juego ingobernable, y me ha dado la sensación cuando he jugado con mas gente, que al final se convierte en la gracia de darle a la palanquita más que jugar al juego, entonces pues me da un poco de medio lado. Y aunque la idea de la plaga de peste me parece 100% guay, si la metes ya con otras expansiones, pues si que me parece que se alarga mucho la partid, y tampoco estas exactamente a lo mismo. Quiero decir, torre y plaga en el mismo juego puede ser un poco de pasarse la partida a verlas venir. Además, si quiero apestar gente, me juego un Ratus, que queréis que os diga.

Con el resto de expansiones cuando he jugado o me han dejado algo indiferente, o no las he podido probar: hay un montón. Una de las que no he probado y que le tengo ganas es a la princesa y al dragón, pero por el motivo que sea, nunca he jugado con una copia que tuviese esa expansión disponible.

 

Así que, si tenéis preferencias sobre vuestras expansiones o versiones de Carcassonne favoritas, por favor compartidlas con nosotros J

 

Nos vemos en la próxima entrada J

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s