Juegos que Hacen que me Muera del Aburrimiento

¡Buenas! Ya sé que el tema que traigo hoy es bastante controvertido, pero eh, para eso estamos, ¿no? Como siempre, lo que digo es lo que pienso, y no lo digo con ningún tipo de malicia: simplemente expreso mis sentimientos sobre determinados juegos que, aunque he intentado cogerles el gusto, la verdad es que me pueden. Así que preparos para la lista de la muerte:

-Catan: Si, si, ya lo sé, soy una desalmada…PPPFFFFF que queréis que os diga, me importa un comino este juego. Me aburre de forma abismal. Normalmente no puedo aguantar más de cuatro turnos antes de querer acabar con mi sufrimiento. ¿Por qué? Pues, veremos. Creo que posiblemente sea porque me parece una dinámica muy repetitiva y formularia, en la que un par de estrategias funcionan bien, y es uno de esos juegos en los que o te agarras a esa estrategia y ganas o no te comes ni los mocos. Tampoco me gusta la estética del juego – es feo con avaricia. Y nada oye, que es que no puedo entre una cosa y otra sentarme a jugar una partida de Catan (en cualquiera de sus variedades). Y la verdad es que lo he intentado varias veces. Al principio pensé, “jo, soy torpe y no lo pillo”. Pero no tenía nada que ver con eso; incluso ganando me aburre. Punto.

-Pandemia: si no me habías querido matar con el anterior, pues con este fijo…He jugado un montón de partidas, y le he metido mucha tralla. Cada vez que le cojo, me digo a mi misma: “venga, va, vamos a curar al mundo…”. Ni de broma. De verdad que lo he jugado tanto pensando que igual era una de esas cosas que cuanto más juegas más te hace tilín, pero más bien ha sido lo contrario para mí. Y hay gente que me ha dicho que es porque no me gustan los juegos cooperativos…Y bueno, puedo conceder que yo soy más de hacer el mal y molestar, pero, aun así, he jugado a cosas tipo Castle Panic y otros muchos de cooperación, y sin embargo lo he disfrutado. No sé…Igual me haría más gracia si en lugar de curar hubiese que infectar…No lo tengo muy claro. Y en parte ese es el problema.

-Zombies!: Este igual no es una sorpresa – como ya sabéis los zombis no son lo mío. Pero en este tengo claro lo que no me gusta: el juego es competitivo de una forma que me repatea mucho serlo, por tanto, empezamos mal. Prácticamente todas las veces que he jugado, he ganado y la victoria me ha sabido a nada. Supongo que el ir matando cosas y recogiendo objetos en plan 1,2,3 no es lo mío, lo mismo que con los videojuegos de mata-mata. No pongo en duda que algo tenga que ver la gente con la que haya jugado, pero siempre me parecido que se alargaba la partida de forma insufrible, y la verdad sea dicha, no quiero invertir mi tiempo en un juego que no me llena y que me lleva un siglo para hacerme sentir completamente “meh”.

-Diplomacy: A ver, si total, para esto nos echamos un Risk, ¡no me fastidies! Ya sé que no son lo mismo…pero en el fondo, sí que lo son. (Si habéis jugado online particularmente, sabréis a lo que me refiero). Los pactos nunca suelen tener ningún tipo de efecto, o al menos no con la duración suficiente como para que tengan algún efecto interesante. En general, cuando juego me siento como que estoy en una mala copia de un mitin de la OTAN, y chico…para eso…Lo peor es que, además, es el tipo de juego que se supone es lo mío: estrategia, maquinaciones, intrigas y “mwahahahaha” por lo bajinis, ¿no? Pues no, no hay manera.

-Dixit: Creo que te todos los juegos que acabo de nombrar, este sería el que desde luego me negaría a jugar otra vez. Que mal lo paso. Acabo con el cerebro completamente derretido y desconectado. Y me fastidia un montón, porque es un juego de narrativa, creatividad y confusión, lo cual me encanta. Sin embargo, el tipo de ilustración que se utiliza no me gusta lo mas mínimo, me parece bastante feúcha y me hace desconectar con la dinámica central de todo el juego. Ah bueno, y luego está el sistema de puntos que simplemente me parece un poco extraño: voy a intentar hacerlo bien, pero no genial, para asegurarme de que atrapo puntos, porque si me paso de vuelta, igual no cojo nada…Pues que emoción…Si tu descripción es muy buena, o la más creativa y extravagante realmente no cuenta…No me entusiasma. Para contar mentiras, ya juego al Sheriff de Nottingham, que al menos me puedo reír de mi misma y mis bulas. Total, que pienso que no se le aprovecha todo el potencial que podría tener. Ah, y otra cosa…lo de los conejitos? ¿Por qué? ¿!Por qué no unicornios?!

-BANG!:…sabéis lo que acabo de decir sobre el Dixit…? Bueno, pues espera que igual no era cierto, ¡desde luego juego antes un Dixit que un Bang! ¡Lo sabe Rita! Siendo sincera, estoy casi segura de que el motivo por el que odio tanto este juego es por la manera en la que se me fue introducido. Empezamos a jugar al Bang al poco de salir porque alguien en mi grupo de aquel entonces lo pillo interesado en la idea. Y cuanto más lo pienso, es bastante posible que fuese el cómo interactuaba este grupo y la forma en la que se desarrollaban las partidas, prácticamente todas clónicas las unas de las otras, hasta el punto en el que llegue a ser capaz de predecir quien iba a ganar después de una ronda. Lo encontré tan molesto y desagradable que me creo capaz de que me pueda gustar el juego aun jugando con otras personas. Y hubo otra cosa que también me dejo un poco fría, y es que el juego no me daba la sensación de estar jugando algo del Oeste, en plan todo tenso y pensar, “jo tío que mal rollo, estoy con el sudor en la frente” … Así que, ¡bye-bye Bang!

Y nada, esta es mi lista de la muerte… ¿A vosotros también os pasa esto con algún juego? Uno de esos que parece que le hace ilusión a todo el mundo pero que vosotros no podéis tragaros una partida de ello ni aunque os paguen unas birras. Si es así, decidnos cuál es el objeto de vuestra frustración, ¡estaré encantada de compartir vuestras penas!

Lo último es dejar claro, que no pienso que la gente que juegue a estos juegos es tonta o que menosprecie los juegos en sí y su valor para muchos otros. Simplemente, no son para mí.

Hasta la próxima 🙂

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s